La ética es el fundamento para alcanzar la paz social e individual. "Todos tiemblan ante el sufrimiento. Todos aman la vida. Haciendo la comparación con uno mismo uno no debería dañar a otros" Dhammapada verso 130

La ética está basada en dos principios universales: (1) el principio de igualdad y (2) el principio de equilibrio. El principio de igualdad consiste en reconocer que a pesar de las innumerables diferencias entre los seres hay algo que todos tenemos en común: evitar el sufrimiento y la búsqueda de la felicidad. El principio de equilibrio considera a cada individuo/institución desde la perspectiva de su función o rol social. De acuerdo con este principio es fundamental que cada individuo/institución realice adecuadamente su función o rol social.